Socialización en gatos

La socialización en cachorros es una fase muy importante para la formación de su personalidad. En este periodo empieza a descubrir el mundo exterior y establece relaciones con el entorno. Por eso es esencial no realizar el destete antes de los dos meses y medio, seguir las pautas de un terapeuta felino y si es posible adoptar a dos gatitos a a vez para que tengan la estimulación necesaria.

El periodo de socialización se establece sobretodo durante las primeras siete semanas de vida.

Cuando los gatos durante esta etapa no reciben los estímulos apropiados tienen posibilidades de manifestar problemas de ansiedad, estrés u otro tipo de comportamiento no adecuados.

Cuando un gatito llega a nuestro hogar debemos seguir unas pautas. Debemos ofrecerle al gato malta o hierba gatera ya que la higiene es muy importante para nuestros amados felinos y al acicalarse ingieren pelo. En el caso de una pequeña obstrucción que le genere estreñimiento , nux vómica puede ayudar a expulsarlas.

Para completar su aseo debemos tener un rascador y así evitaremos que afilen las uñas con los muebles, el arenero que colocaremos en otra habitación o a una distancia mínima de tres metros del lugar destinado a la comida, evitando tambien que el agua este justo al lado de la comida.

Es importante reirar diariamente las heces con la ayuda de la paleta para evitar problemas de comportamiento ya que los gatos son extremadamente limpios.

En su afán de explorar y curiosear es importante extremar la seguridad como poner redes en las ventanas y en nuestro balcón. Tener especial cuidado con las estufas, hornos, chimeneas, etc.. ya que buscan fuentes de calor y sobretodo tener juguetes estimulantes de esta manera evitaremos comportamientos ansiosos como el pica, hacer sus necesidades fuera del arenero.

Sobre todo evitar jugar con vuestras manos ya que le estáis enseñando que es correcto y no sucede nada, cuando crezca hará lo mismo y es, cuando en muchas ocasiones los gatos son etiquetados de «agresivos»

Y los más importante respetar, observar y sentir nuestro animal y recordar que tener un animal en nuestra familia u hogar es un acto de amor incondicional, de generosidad y responsabilidad.

«La ciudad de los gatos vive dentro de la de los hombres pero no es la misma, no nos pertenece, respetémosla»

Artículos Relacionados

Deja un comentario